LOS 3 CONCEPTOS MÁS BÁSICOS DE LAS FINANZAS PERSONALES QUE DEBES CONOCER

Para mejorar tus finanzas personales debes dominar a la perfección estos 3 conceptos 💡💸✅

Saber manejar tu dinero adecuadamente, es una de las habilidades más importantes que debes desarrollar en tu vida. Aunque no seas inversor o empresario, esta habilidad es muy básica y quieras o no, la usarás toda tu vida. Así que, que mejor que tener una buena relación con ella. Para incursionarte en el mundo de las finanzas personales, y llegar a ser muy hábil en este ámbito, se necesita empezar por lo básico. Por ello en este artículo, vamos a brindarte con detalle y ejemplos los 3 conceptos más básicos de las finanzas personales.

 

 

1.AHORRO

El ahorro es el acto de apartar, un porcentaje de nuestros ingresos mensuales, con el fin de acumular cierta cantidad monetaria, que será utilizada en un objetivo en concreto en el futuro, dicho objetivo puede ser; un colchón de emergencia, inversiones, pago de deuda, herencias, financiamiento para un proyecto o alguna compra. El ahorro es uno de los mejores métodos para cumplir metas financieras. Sin embargo, no siempre es utilizada de la mejor manera. Verás, para que ahorrar cobre sentido, se necesita de los siguientes 2 factores esenciales: 

 

TENER LA CAPACIDAD DE AHORRAR: 

Porque se debe ser consciente de que, al decidir ahorrar, deberás apartar cierto porcentaje de tus ingresos mensuales. Y este porcentaje quedara inactivo por un determinado tiempo. 


Por ello este dinero que apartas, no debe perjudicar tus pagos mensuales. Si al apartar ese porcentaje de dinero, tus finanzas se ven afectadas, y no puedes saldar todos tus pagos a fin de mes, no es buena idea que ahorres en ese momento. Lo mejor será que busques más fuentes de ingreso y ese dinero extra ganado lo ahorres.

 

UNA META CLARA: 

Ahorrar por el simple echo de ahorrar, no es saludable financieramente, pues podrías caer en la tentación de gastarte esa gran cantidad de dinero en algo que no necesitas y eso perjudicara tus finanzas. Además, la inflación se comerá tu dinero estancado, por ello antes de ahorrar siempre debes tener una meta clara, por el cual estas ahorrando. Solo así ahorrar cobra sentido, no importa si destinas tu ahorro para invertir, para financiar un proyecto o para comprar algo, lo importante es que tengas una meta clara.

 

 

2.PODER ADQUISITIVO

El poder adquisitivo en términos simples es la capacidad de compra de un consumidor con el dinero que este posee (es decir que pude comprar con el dinero que tiene). Se calcula por los bienes y servicios que pueden ser comprados con una suma específica de dinero, por ejemplo, si tu patrimonio total es 10,000 dólares lo que puedas comprar con esos 10,000 dólares es tu poder adquisitivo. La riqueza y el poder adquisitivo son recíprocos, pues entre más dinero poseas más poder adquisitivo tienes.

 

Cuando se habla del poder adquisitivo normalmente se debe hablar de la inflación, pues esta perjudica el poder adquisitivo de todas las personas. La inflación provoca un aumento generalizado en el precio de las cosas, por lo que cada año tendrás que pagar más dinero por los bienes que consumes, perdiendo así poder adquisitivo. Porque el mismo dinero que necesitas para saldar tus gastos mensuales actualmente, en unos años no será suficiente y deberás conseguir más fuentes de ingresos, para poder saldar tus gastos mensuales que en ese tiempo futuro costaran más dinero.


Escucha 4 audio libros totalmente gratis y mejora tu vida en tan solo 1 horaCLIC AQUÍ PARA ESCUCHARLOS 

 

 

3.DEUDA

La deuda es un compromiso entre 2 partes, en donde una es el acreedor (el que presta el dinero) y otra el deudor (el que deberá pagar el dinero), el deudor en este trato se compromete a pagar el dinero prestado más un interés, en un tiempo determinado. La palabra deuda se ha demonizado en nuestra sociedad y parece ser sinónimo de peligro o fracaso, sin embargo, es todo lo contrario cuando esta se utiliza adecuadamente, por ello debemos ser capaces de distinguir los siguientes 2 tipos de deudas.

 

DEUDA MALA: 

La deuda mala es todo aquel préstamo monetario que realizamos para comprar pasivos (bienes que nos quitan dinero). Un ejemplo de este tipo de deuda puede ser, un préstamo para un viaje o para comprar un auto nuevo, pues en el primer caso el viaje no te generará ninguna fuente de ingreso, y en el segundo caso el auto nuevo, con el tiempo se devaluará, además, tendrás que gastar dinero adicional para repararlo en algunas ocasiones.

 

DEUDA BUENA: 

La deuda buena es todo aquel préstamo monetario que realizamos para comprar activos (bienes que nos dan dinero). Un ejemplo de este tipo de deuda puede ser, un préstamo para invertir en bolsa o comprar bienes raíces, en el primer caso dependiendo de la acción o el tipo de producto financiero que compres, tendrás beneficios anualmente, y en el segundo caso, ganarás dinero con la revalorización anual del inmueble, sin mencionar que si lo alquilas, tus beneficios podrían ser aun más grandes. 


También te recomendamos leer:

Tal vez te interesen estas entradas